¿Por qué no Windows?

11 02 2008

Microsoft Windows® y Office® funcionan bien, entonces, ¿cómo pueden ser tan malos?

1. Restricciones

Si ha pagado tanto por su software, debería al menos poder decidir lo que hará con él. Sin embargo, esto no sucede con Windows® ni Office®, los cuales no son vendidos, sino que lo que se vende es una licencia para usarlos.

Al contrario, usando estos productos, tenemos que aceptar varias restricciones muy fuertes: quién puede usar el software, en cuál computador, o qué se puede hacer con él.

Estas ataduras legales son muy fáciles de incumplir: conservar su software después de cambiar su hardware o simplemente dejar que su vecino use su computador, son actos usualmente ilegales.

Lea nuestro artículo dedicado a las restricciones

2. Sin alternativa

Microsoft trabaja muy duro para mantenernos atados a sus productos.

Si usted desea comunicarse abiertamente (Office no puede leer o escribir en archivos guardados en formatos abiertos), asegurar el acceso a su propio trabajo en cualquier momento (los formatos nativos de Office cambian continuamente) o realmente escoger sus programas (algunos ni siquiera pueden ser desinstalados), entonces los productos de Microsoft no son para usted.

Lea nuestro artículo dedicado a no tener alternativa

3. Sin código fuente

El código fuente (los detalles del funcionamiento de un programa) de Windows® y del software propietario están ocultos.

En este sentido, nadie tiene permiso legal para entender cómo funcionan los productos de Microsoft. Esto impide que los usuarios dispongan de un programador que les corrija los fallos, que adapte el software a sus necesidades o que simplemente evalúe cómo se mantiene la privacidad.

Y adivine qué… En software que cuyo código fuente está disponible, los programas maliciosos (como los virus) no logran su objetivo, es decir, aquí la seguridad no se compra por separado. La industria de los antivirus, en la cual Microsoft juega un papel crucial, prefiere que usted use Windows®.

Lea nuestro artículo dedicado al código cerrado

4. La importancia de una sociedad libre

No puede existir una sociedad libre si no hay software libre: Los computadores se usan para compartir ideas, cultura y demás información. Si no hay libertad en el software, nos arriesgamos a perder el control de lo que compartimos.

Esto ya está sucediendo; desde tecnologías evidentemente fastidiosas como la Gestión de Derechos Digitales (DRM) hasta las completamente espantosas como la Computación de Confianza (TC). El derecho que tiene cualquiera de participar en la cultura se está viendo amenazado.

Si tiene que renunciar a su libertad para usar un software, quizá entonces no esté contento con él.

 

fuente: http://www.obtengalinux.org

Anuncios

Acciones

Information

One response

26 03 2008
Oskar

Muy cierto… Aunque los DRM’s actuales sólo funcionan por software, y en muchos casos, se pueden pasar por la faja, sí que son molestos. Además, sí aprueban los DRM’s por hardware, ahí la cosa sí se pondrá fea…

Ya estas en mis marcadores…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: